Caterpillar paga el precio de sus altas apuestas