Era paliza, pero revirtió