El Brexit y la libra esterlina