El Ibex cierra la semana con otro descenso que le deja al borde de los 8.600 puntos