OPINIÓN: El 'tabú' de los inversionistas que podría robustecer sus estrategias