Cuenta regresiva para la siembra de soja, con los ojos otra vez en el Usda