Batacazo de la libra: esto es solo el principio