América Latina se enfoca otra vez en las reformas estructurales