¿Existe vida después del crash de la libra?